La diferencia entre
dormir y descansar

Para conseguir un descanso efectivo y para garantizar la recarga natural del organismo no es suficiente simplemente dormir. Es necesario que el sueño represente una disminución real de las funciones y actividades vitales: la presión disminuye, el corazón ralentiza, así como hígado, tiroides y páncreas. Durmiendo y descansando

correctamente nos despertamos renovados. Este resultado es posible sólo con los instrumentos adecuados y, concretamente, con una cama y un colchón que respondan a todas nuestras necesidades de salud, peso, sexo y edad, y respeten por tanto nuestra postura natural.