El sistema dormir

Dormir bien implica mantener una postura correcta, es importante sobre todo elegir un somier, un colchón y almohadas que proporcionen un soporte ideal a la parte más delicada de la columna vertebral, la zona cervical. Durante la jornada la columna vertebral realiza esfuerzos muy distintos e
 

intensos que pueden provocar el clásico dolor de espalda. Es por lo tanto fundamental descansar un número de horas suficientes sobre un sistema de dormir adecuado, que permita que la columna vertebral adquiera de nuevo la posición correcta para mantener su eficiencia y elasticidad.

1. El somier

La elección del somier es el primer paso para crear el sistema dormir correcto. Es importante que el somier sea suficientemente rígido con tablas flexibles de madera para permitir el mantenimiento de las curvas fisiológicas, independientemente de la posición que se asume, y permitir una buena ventilación del colchón para facilitar la transpiración del cuerpo.

Las tablas de madera se tienen que adaptar, endurecer y configurar según las características ergonómicas del colchón para asumir la función de base y apoyo. Es posible elegir un somier totalmente de madera, o con bastidor de metal, según la propia sensibilidad hacia los campos electrostáticos.

2. El colchón

El colchón juega un papel muy importante en el éxito de nuestro dormir bien para vivir bien. El cuerpo, cuando se encuentra en posición de descanso, necesita estar apoyado de forma equilibrada y armoniosa. La primera condición indispensable es que se mantenga una postura correcta incluso cuando estamos acostados. Para conseguirlo, el colchón tiene que adaptarse a las curvas fisiológicas garantizando el confort correcto mediante la estructura interna,

tanto si se trata de material espumado como de un sistema de muelles. Esta es la razón por la que se habla de colchón con zonas diferenciadas que, en combinación con el somier, crea un confort correcto y equilibrado, favoreciendo la circulación sanguínea y el mantenimiento de una posición constante para disfrutar de un sueño profundo y restaurador.

3. El revestimiento

Elemento estético del colchón que a menudo se elige según el gusto personal. En realidad, el revestimiento es una de las partes más importantes del colchón puesto que es el elemento que se encuentra más cerca de nuestro cuerpo. Elegir el revestimiento del colchón es una fase fundamental de la búsqueda del confort durante el sueño y, en ese sentido, es necesario valorar diversos factores como: desenfundabilidad, transpirabilidad, regulación de la temperatura, capacidad de repeler bacterias, ácaros y mohos, la higiene que se obtiene de la posibilidad de lavarlo y secarlo.

La funcionalidad del revestimiento crea el ambiente ideal desde un punto de vista físico, químico y biológico, y ayuda a dormir bien en el propio colchón. Esta es la razón por la que Zigflex se ha centrado en la funcionalidad de los tejidos sin olvidar un diseño agradable y delicado. Tejidos técnicos, naturales y nobles para un concepto de nueva generación que satisface los sentidos. Ver: la armonía de los colores y las formas; sentir: dejarse acoger por la atmósfera; tocar: percibir la suavidad de la calidad.

4. La almohada

La almohada crea el soporte para la zona cervical, tiene que sostener las vértebras manteniendo la fisiológica postura cervical. La altura del cojín tiene que ser adecuada a las características personales. La prueba que es necesario efectuar comprueba la verticalidad de la mirada, es decir, cuando estamos acostados y relajados y la cabeza se encuentra en la extensión del raquis, los ojos tienen que mirar hacia el techo.

Cuando se duerme en posición prono (boca abajo) es preferible utilizar una almohada de poco grosor o incluso no utilizarla. Para quienes están acostumbrados a dormir de lado, la almohada es necesaria para mantener alineadas las vértebras cervicales con el resto de la columna.